Seleccionar página

El término sostenibilidad se usa ampliamente para indicar programas, iniciativas y acciones dirigidas a la preservación de un recurso en particular. Sin embargo, en realidad se refiere a cuatro áreas distintas: humana, social, económica y ambiental, conocidas como los cuatro pilares de la sostenibilidad.

A continuación, te contamos en qué consiste cada uno de estos importantes pilares que toda empresa socialmente responsable debe considerar en el desarrollo de sus actividades. 

 

Sostenibilidad humana

 

La sostenibilidad humana tiene como objetivo mantener y mejorar el capital humano en la sociedad. Las inversiones en los sistemas de salud y educación, acceso a servicios, nutrición, conocimiento y habilidades son ejemplos de programas de sostenibilidad humana. Los recursos naturales y los espacios disponibles son limitados y existe la necesidad de equilibrar el crecimiento continuo con mejoras en la salud y lograr el bienestar económico para todos. 

 

En el contexto de los negocios, una organización se verá a sí misma como miembro de la sociedad y promoverá valores empresariales que respeten el capital humano. La sostenibilidad humana se centra en la importancia de cualquier persona que participe directa o indirectamente en la fabricación de productos o la prestación de servicios o partes interesadas más amplias (el capital humano de la organización), es decir, toda persona que esté que se vea afectada directa o indirectamente por las distintas actividades que desarrolla la empresa. 

 

Las comunidades de todo el mundo pueden verse afectadas positiva o negativamente por las actividades comerciales o verse afectadas por los métodos utilizados para obtener materias primas. La sostenibilidad humana abarca el desarrollo de habilidades y la capacidad humana para apoyar las funciones y la sostenibilidad de la organización y para promover el bienestar de las comunidades y la sociedad.

 

Sostenibilidad social

 

La sostenibilidad social tiene como objetivo preservar el capital social mediante la inversión y la creación de servicios que constituyen el marco de nuestra sociedad. El concepto acomoda una visión más amplia del mundo en relación con las comunidades, las culturas y la globalización. Significa preservar las generaciones futuras y reconocer que lo que hacemos puede tener un impacto en los demás y en el mundo. La sostenibilidad social se enfoca en mantener y mejorar la calidad social con conceptos como cohesión, reciprocidad y honestidad y la importancia de las relaciones entre las personas. Puede ser alentado y respaldado por leyes, información e ideas compartidas de igualdad y derechos. La sostenibilidad social incorpora la idea del desarrollo sostenible tal como se define en los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas.

 

Sostenibilidad económica

 

La sostenibilidad económica tiene como objetivo mantener el capital intacto. Si la sostenibilidad social se enfoca en mejorar la igualdad social, la sostenibilidad económica apunta a mejorar el nivel de vida. En el contexto de los negocios, se refiere al uso eficiente de los activos para mantener la rentabilidad de la empresa a lo largo del tiempo. Según lo declarado por el Gobierno del Reino Unido (Informe anual 2000, enero de 2001):

 

“Mantener niveles altos y estables de crecimiento económico es uno de los objetivos clave del desarrollo sostenible. Abandonar el crecimiento económico no es una opción. Pero el desarrollo sostenible es más que solo crecimiento económico. La calidad del crecimiento es tan importante como la cantidad “.

 

Los críticos de este modelo reconocen que una gran brecha en las prácticas contables modernas es no incluir el costo del daño a la tierra en los precios de mercado (Hawking, 2010). Un enfoque más reciente de la economía reconoce la incorporación limitada de los componentes ecológicos y sociales en este modelo. La nueva economía incluye el capital natural (sistemas ecológicos) y el capital social (relaciones entre las personas) y desafía el mantra del capital de que el crecimiento continuo es bueno y más grande es mejor, si corre el riesgo de dañar el sistema ecológico y humano (Benn et al. ., 2014).

 

Sostenibilidad del medio ambiente

 

La sostenibilidad ambiental tiene como objetivo mejorar el bienestar humano a través de la protección del capital natural (por ejemplo, tierra, aire, agua, minerales, etc.). Las iniciativas y programas se definen ambientalmente sostenibles cuando aseguran que se satisfagan las necesidades de la población sin el riesgo de comprometer las necesidades de las generaciones futuras. La sostenibilidad ambiental, como lo describen Dunphy, Benveniste, Griffiths y Sutton (2000), pone énfasis en cómo las empresas pueden lograr resultados económicos positivos sin dañar el medio ambiente a corto o largo plazo. De acuerdo con Dunphy et al. (2000) una empresa ambientalmente sostenible busca integrar los cuatro pilares de sostenibilidad, y para alcanzar este objetivo, cada uno debe ser tratado por igual.

 

El principio de los cuatro pilares de la sostenibilidad establece que para que se resuelvan los problemas de sostenibilidad completos en relación con los cuatro pilares de la sostenibilidad y que luego deben mantenerse. Aunque en algunos casos estos pueden superponerse, es importante identificar el tipo específico de negocio verde en el que centrarse, ya que los cuatro tipos presentan características únicas. Las empresas deben tomar una decisión estratégica al respecto para incorporar de manera efectiva el enfoque elegido en sus políticas y procedimientos.

Piensa en cómo tu empresas puede incorporar los cuatro pilares de la sostenibilidad en sus actividades comerciales principales.

¿Te gustaría saber cómo incorporar la sostenibilidad en tu estrategia de marketing? Contáctanos: 

15 + 3 =